Fichero del Profesor

La conservación de la información
Control adaptativo del pensamiento

Psicología cognitiva

El cognitivismo "clásico"

La estructura de la memoria de largo plazo (Lindsay y Norman, pp.434-473)

1. Estructura general

Ya hemos visto cómo ingresan los datos al cerebro y a la memoria. Lo que nos interesa ahora es descubrir cómo quedan "archivados", lo cual implica estudiar más detalladamente la estructura lógica (e.d. teórica) de la memoria de largo plazo (MLP).

En la corteza cerebral, sede de la memoria y del "Organo Procesador", existen 1.000.000.000 de millones de conexiones entre neuronas, las cuales -según se sabe- juegan un papel tanto en el funcionamiento del cerebro como en la recordación. Pero es también posible que los recuerdos estén almacenados en proteínas u otros componentes, lo cual amplia aún más la capacidad de la memoria, que se estima en el equivalente a unos 20 millones de libros de 500 páginas (o sea todo lo que contienen hoy todas las bibliotecas de la Tierra).
Gran parte de esta capacidad, sin embargo, queda fuera de nuestro alcance consciente: corresponde a "reglas de uso" del "sistema", a informaciones básicas (como lo acumulado en la primera infancia) ... y a recuerdos que quedan "empolvados por el tiempo" (o sea de difícil "resuscitación" por falta de uso). Recordemos además que ya habíamos distinguida tres tipos de "componentes" de la MLP: los "datos", las "relaciones" y la "meta-memoria". Tenemos conciencia de acceder a los datos, pero no es tan evidente que procedemos a extraer relaciones ni menos aún que pasamos por la meta-memoria. Son, por lo tanto, otros elementos que ocupan nuestra capacidad de memoria, jugando un rol muy importante en su manejo.

"Datos" y "relaciones" son dos divisiones básicas del contenido de la memoria, correspondientes a un primer "eje"). En otro "eje" -transversal en relación al primero-, la MLP se divide en tres segmentos, definiendo tres tipos de contenidos:
a. los referidos a la percepción y producción de cambios físicos -que llamaremos por ello "ARCHIVO SENSO-MOTOR"-,
b. los relativos a las unidades semánticas ligadas a los conjuntos senso-motores, -que podemos llamar "ARCHIVO CONCEPTUAL", y c. los relativos al manejo de la memoria: Meta-memoria.

Podemos, aparentemente, agregar otras divisiones. En efecto, existen indicios de que las informaciones visuales y las informaciones verbales no se procesan ni guardan de la misma manera. Lo leído -aún en silencio- se conserva de modo "auditivo" y no de modo gráfico, y no se mezcla con lo icónico. Esto nos lleva a dividir el Archivo Senso-Motor de acuerdo a los órganos utilizados y el Archivo Conceptual de acuerdo a la distinción entre lo verbal e lo icónico (que parece ser lo único importante a este nivel).

En la metamemoria, la distinción entre datos y relaciones permite reconocer dos partes: a los "datos" corresponde lo que podríamos llamar un "ARCHIVO TOPOGRAFICO" (datos sobre donde están los datos), y a las "relaciones" corresponden modelos de OPERACIONES (o procedimientos que permiten ir de una dirección de dato a otra).

Pero no nos equivoquemos: en realidad, los "archivos" que hemos señalados NO son "diferentes lugares" (un recuerdo es un cambio que afecta toda la estructura cerebral), sino sistemas de interconexiones vinculados a los modos de operar del sistema nervioso.
Figura PC-8. Estructura de la memoria de largo plazo


Hemos ahora de avanzar aún más, especialmente para saber cómo se relacionan los datos entre sí en la MLP. Como lo hemos dicho antes, todo nuevo dato que "entra" es interpretado en función de su contexto y de otros datos ya presentes en la memoria. Esto quiere decir que sus RELACIONES son fundamentales y sirven para "ubicarlo" tanto al momento de integrarlo como al momento de buscarlo posteriormente. Para tal efecto, existen dos modelos de memorización contextualizada, llamados "MEMORIA EPISODICA" (basada sobre la simultaneidad temporal) y "MEMORIA SEMANTICA" (basada exclusivamente sobre la capacidad conceptual), que afectan la forma en que se guardan las relaciones.

2. Memoria semántica

Al estudiar los mecanismos básicos de tratamiento de la información, hemos visto ya la importancia de poder hacer múltiples y variadas "agrupaciones", lo cual lleva al dominio de los conceptos, independientes de las circunstancias históricas. Estos significados, las formas físicas que les corresponden y sus relaciones se conservan en la "Memoria SEMANTICA".

"Conocer" algo significa habitualmente dos cosas: ser capaz de definirlo, es decir de representarlo verbalmente por medio de otros términos (o sea apelando a otros conceptos), y poder reconocerlo cuando se presenta (o sea efectuar la identificación entre dos representaciones distintas, por ejemplo lo que vemos y el nombre común del objeto visto). Lo primero corresponde a una DEFINICION primaria o genérica, mientras lo segundo a una definición secundaria o pragmática. Ambas "definiciones" son una expresión de un contenido de la memoria que corresponde a dos niveles diferentes de generalidad o -si se quiere- de especificidad. En otras palabras, la memoria semántica es JERARQUIZADA: va de los conceptos más generales a los específicos y luego a las representaciones particulares. Esto establece ya una primera estructuración de los datos.

Redactar o explicitar una definición significa poner en evidencia tanto la jerarquía como diferentes tipos de relaciones que unen la unidad semántica definida con las que se utilicen para definir. De este modo, lo que explicita una definición, es la existencia de una red de relaciones semánticas, conformada por conceptos unidos por diferentes tipos de relaciones.

Así, por ejemplo, una típica "fuente de soda" chilena es "un establecimiento comercial donde se consumen bebidas y alimentos". Como relaciones de JERARQUIA aparecen claramente:
  • ascendiendo en jerarquía: la "fuente de soda" pertenece a la categoría (concepto GENERICO o "CLASE") de los "establecimientos" y a la sub-categoría de establecimientos cuya actividad es el "comercio",
  • descendiendo: la "fuente de soda" es un "ejemplo" (o concepto específico) de la categoría "establecimiento comercial". Pero además, se han de precisar características que permiten distinguir este tipo de "establecimiento comercial" de otros de la misma sub-categoría. Para ello la definición precisa que lo "propio" o específico de ella consiste en facilitar el "consumo" y expender "bebidas" y "alimentos".

Así aparecen TRES relaciones básicas, a partir de las cuales se estructura la memoria semántica (ver gráfico siguiente):
  • la relación GENERICA, o pertenencia a una clase (vista de elemento a conjunto),
  • la relación de ESPECIFICIDAD o ejemplativa (pertenencia a una clase vista de conjunto a elemento),
  • la relación de PROPIEDAD, que explicita caracteres distintivos mediante referencia a conceptos que no pertenecen a la jerarquía en uso. (Cfr. Lindsay y Norman, pp.434-437)
Figura PC-9. Modelo de memoria semántica


Una característica importante de este sistema es que en cada concepto (nodo) existe una información "por defecto" que corresponde a las propiedades de la clase a la cual pertenece, y que este concepto hereda. Así, por ejemplo, si ponemos en evidencia que "comercio" implica la acción de "vender", por el hecho de que "Fuente de soda" es un comercio, será también una de sus propiedades el que sirva para vender... lo cual no debe ser explicitado, por cuanto es producto de la regla de "HERENCIA" (memorizada en la metamemoria como "operación").


En el Gráfico, hemos escrito "Comercio" y "Consumir" en cursiva. Se trata en efecto de conceptos que describen ACCIONES, característica (propiedad) más general que la mente también reconoce y que permite relacionar la Memoria Semántica con la Memoria Episódica.

Pero hay que añadir que sabemos mucho más cosas sobre la "fuente de soda": por una parte mediante la especificación de conceptos como "bebidas" (cerveza, gaseosa, café...) y "alimentos" (sandwich, "completo"...), y por otra mediante comparación con otras categorías (como "restorán"). Así, la red semántica se hace más compleja y -también- las propiedades pueden especificarse más (una "fuente de soda" es "menor" en "tamaño" y en "calidad" que un "restorán") y tales especificaciones se memorizan también.
Figura PC-10. Ejemplo del efecto de "zoom" en la memoria semántica


Aunque la representación gráfica puede resultar más y más compleja, nuestra mente maneja con suma facilidad una multitud de categorías, ejemplos y relaciones, que podemos evocar e incluir si queremos. Que se piense, por ejemplo, cómo agregar un "buque manicero" o carrito de un vendedor de dulces.

Podemos seguir incluyendo elementos en la red, como quienes trabajan en la "Fuente de soda", quienes son los clientes, cuáles son las bebidas y los platos que pueden servirse, los precios, el sistema de pago, etc. Pero no es necesario explicitar todo esto para definirla, aunque sí describir tales detalles demuestra un mayor conocimiento (y sería indispensable en un programa de inteligencia artificial).

Esto quiere decir que el "Monitor" (sistema que controla el funcionamiento de la mente) determina cuál es el nivel de detalle adecuado en cada situación, y lleva a extraer de la memoria ciertos conjuntos de datos y relaciones, con mayor o menor especificidad. Comparando su proceder con técnicas visuales diríamos que funciona a modo de "ZOOM" (acercándose para ver más detalles o alejándose para ver más el contexto y solo rasgos generales).

Las proposiciones verbales son una forma de expresar el contenido de la memoria y especialmente aspectos relativamente complejos de la red semántica.

Sin embargo, la gramática juega en ello un papel muy secundario. En efecto, es solo un sistema de control de la expresión verbal y, como tal, NO influye en la estructura de la red semántica. Por cierto algunas características básicas de esta estructura se translucen en toda gramática, por cuanto la expresión depende del contenido memorizado. De ahí que se encuentren siempre algunos elementos comunes al comparar diversas gramáticas.

3. Memoria episódica

La MEMORIA EPISODICA funciona de una manera diferente. Opera con otros "atributos" básicos que permanecen siempre vinculados a un núcleo que identifica la "Acción":
  1. todo acontecimiento ocurre en un determinado MOMENTO y un determinado LUGAR (atributos "situacionales");
  2. todo acontecimiento puede ser real (verdadero) o imaginario (como los que se cuentan en las novelas), por lo cual anotamos el atributo "VERDAD".
También existen otros atributos variables (que pueden estar o no estar) como el instrumento, una condición (si...), etc.
Figura PC-11. Modelo y ejemplo de memoria episódica


Pero, además, los acontecimientos no son aislados: constituyen SECUENCIAS (Pedro entra a la fuente de soda "El Pirata". Pide un sandwich de queso. El chef lo prepara y el mozo se lo da. Luego, lo come, paga y sale...). Esta secuencia, tanto para un caso concreto como en forma de modelo general ("lo que suele ocurrir" o "los procedimientos de rigor"), queda igualmente archivada en forma de memoria episódica.

Pero del análisis de la secuencia de acontecimientos se deducen nuevas RELACIONES, especialmente DE IDENTIDAD: todo ocurre en un mismo lugar (en este caso), y hay un actor principal (que es el mismo Pedro) que desarrolla varias acciones, etc. Esto también se registra y podrá ser utilizado posteriormente.

Finalmente, hay que recordar que la estructura episódica y la estructura semántica se conectan entre sí. En nuestro ejemplo, una fuente de soda tiene dueño, chef, clientes, cajera (que no habíamos anotado y deben agregarse) y, en ella, se realizan las diversas acciones que hemos mencionadas (y otras más, como beber y posiblemente fumar, conversar, etc.).

Así se van formando redes de enorme complejidad, conectadas entre sí tanto por la secuencia temporal como por la identidad de componentes (como el personaje-actor) y por las relaciones de propiedad y de clase. Ya a este nivel es casi imposible representarlo en forma exhaustiva e inteligible a la vez. (El ejemplo adjunto es muy parcial y no toma en cuenta los diferentes tipos de relaciones que, en la memoria, se diferencian).

La íntima asociación entre la memoria semántica y la memoria episódica (con su sistema secuencial que "suma"acontecimientos) instituye los fundamentos para las OPERACIONES MENTALES al mismo tiempo que recoge el producto de éstas (bajo la forma de la diversificación de las relaciones entre los "datos").
Figura PC-12. Relaciones entre Memorias